El peso corporal no lo es todo. El porcentaje de grasa, sí. ¿Cómo podemos calcularlo y saber dónde estamos? Nutrisalia, te lo cuenta.

Se habla siempre muy alegremente de la composición corporal y el porcentaje de grasa corporal. ¿Pero tenemos claro lo que es cada cosa?

 

A continuación, veremos qué es la composición corporal y cómo nos afecta a nuestro rendimiento y a nuestra salud. A que llamamos grasa corporal.

” Un factor determinante, tanto en el rendimiento deportivo como en la salud, es el porcentaje de grasa corporal, que se expresa como una proporción del peso corporal”.

Cuando hablamos de grasa corporal, lo hacemos de la cantidad de tejido adiposo subcutáneo. Y si hablamos de salud, está demostrado que el exceso de grasa corporal aumenta el riesgo de sufrir ciertas enfermedades graves, entre otras, la diabetes, enfermedades cardíacas e hipertensión. Y si hablamos en términos de rendimiento deportivo, está claro que el exceso de grasa es una mochila que tenemos que cargar y transportar durante todos los entrenamientos y competiciones como si fuera una mochila, que seguramente, el competidor que tenemos al lado, no llevará. Entonces, ¿por qué darle ventaja?

Des de Nutrisalia a continuación, podemos ver una gráfica que nos muestra los valores para las personas sedentarias.

 

 

Si indagamos en el deportista, pero en los deportistas de élite -dependerá de los deportes o especialidades practicadas-, como valores medios de porcentaje de grasa, en los que podemos considerar que en los hombres estarán entre el 6-9% y en las mujeres entre 8-12%, tal como indica el gráfico.

 

 

Lógicamente que hay deportes donde nos podemos encontrar a deportistas muy por debajo y otros por encima de estos valores. Pero las referencias correctas, para personas sedentarias como nosotros que nos aferramos al deporte como vía de escape y recuperación mental y física, son las detalladas anteriormente.

De ese porcentaje de grasa, además, hay que tener en cuenta la cantidad de grasa visceral, que es la que se encuentra en la cavidad abdominal y rodeando los órganos internos. Esta grasa (en exceso) es más susceptible de causar enfermedades y por ello es importante controlarla periódicamente. Un método sencillo y rápido para medir estos valores es la impedancia bioeléctrica, aunque también se puede estimar con la medición de cintura y otros métodos más costosos, como resonancia magnética. No necesaria en la mayoría de los casos.

Es muy importante controlar estos niveles de grasa visceral, ya que, con el paso de los años, la grasa total del cuerpo va cambiando su distribución y, a pesar de que mantengamos unos valores generales constantes (lo que nos daría a entender que estamos iguales), la proporción de grasa visceral será mayor, con los consecuentes riesgos (un ejemplo claro de aumento de grasa visceral sucede después de la menopausia). Y si controlamos esos niveles, retardamos la aparición de la diabetes tipo 2 y también podremos mantener una vigilancia las enfermedades cardíacas y de hipertensión.

Esta grasa también, es más difícil de perder que la subcutánea, ya que se usa como una reserva de energía, y el mismo cuerpo si no es con mucho es fuerzo, se encargará de almacenarla, complicándonos las cosas y mucho.

¿Ahora, que ya sabes un poquitín más, sigues sin estar inspirado para empezar tú dieta? ¿Quieres mejorar tu alimentación? ¿O sencillamente, quieres comer sano, muy sano y bien?

Ven a Nutrisalia y a BioNutrisalia, o puedes también consultarnos y dirigirte a nosotros a través de nuestro e.mail, nutrisalia@gmail.com ,si te surgen dudas o consultas respeto a nuestras publicaciones o quieres consultar directamente a nuestra técnica en nutrición y dietética,  Yolanda Martinez, encantadísima, os resolverá vuestras dudas, y consultas.

Anuncios