Cómo le afecta al cerebro lo que comemos? Nutrisalia te lo cuenta.

¿Alguna vez te has planteado cómo le afecta al cerebro lo que comemos? ¿Cual es la relación entre la alimentación y la salud mental? ¿Obtenemos algún beneficio psicológico al mejorar nuestra alimentación? 

 

Todos sabemos que la alimentación tiene una influencia directa en nuestra salud. Está demostrado que llevar una alimentación saludable puede prevenir todo tipo de enfermedades como muchos tipos de cáncer, diabetes, enfermedades cardiovasculares… Pero pocos somos conscientes de la influencia de nuestra alimentación en nuestro cerebro. ¿Cómo afecta nuestra alimentación en las funciones mentales?

Cómo le afecta al cerebro lo que comemos?.

La alimentación sin duda alguna, influye en la calidad del sueño.

 

las personas con sobrepeso pasaban mayor tiempo en la fase REM del sueño (Movimientos Oculares Rápidos) y menos en la fase no REM, durante la cual nuestro cuerpo descansa y se restaura. Es decir, las personas con sobrepeso tienen peor calidad de sueño.

 

 El tipo de comida que ingieres influye en tu memoria.

Las personas que llevaban una dieta occidental (alta en grasas, azúcares y pobre en frutas y verduras), obtenían un peor desempeño en pruebas de memoria, eran más lentos en el aprendizaje y recordaban peor. esto sucede porque este tipo de dieta dificulta la supresión o control de recuerdos positivos relacionados con la comida, incluso cuando estamos saciados. Esto satura el hipocampo, la estructura cerebral más directamente relacionada con la memoria, dificulta nuestro aprendizaje y puede hacer más difícil la regulación de la ingesta de alimentos, haciendo más probable el inicio de la obesidad.

Sabías que comer comida basura en grandes cantidades, podría debilitar tu cerebro?

 

 Las personas obesas podrían ser mucho más sensibles a la publicidad de comida basura, alimentos procesados y ricos en sal y azúcar, incitándoles, por tanto a comer más y peor.

 

Ingerir frutas y verduras para un cerebro más feliz.

El aumento de la cantidad ingerida de frutas y verduras lleva a un aumento en los niveles de felicidad y satisfacción.

 

Lo que comes afecta a tu cerebro e influye en el riesgo de padecer depresión.

Las personas que siguen dietas altas en frutas, verduras, cereales integrales, etc. tienen menor riesgo de padecer depresión. Además este tipo de dietas también pueden ayudar a reducir los síntomas depresivos.

Pero sucede lo contrario, seguir dietas poco saludables, altas en azúcar, sal, alimentos procesados, carnes grasas y de poca calidad  aumenta la posibilidad de padecer síntomas depresivos.

También se encuentra que la ingesta de café puede tener un papel en la prevención de la depresión. Así como el consumo de bebidas azucaradas, especialmente las light tienen el efecto contrario, aumentan el riesgo de depresión.

En definitiva, hay que tener en cuenta que una dieta saludable no sustituye un tratamiento psicológico en caso de depresión u otros trastornos psicológicos graves. La dieta puede ser una ayuda complementaria a una terapia adecuada.

 

Los alimentos que ingieres pueden aumentar tu estrés y ansiedad.

 Los alimentos procesados, aumenta los niveles de estrés y ansiedad en adolescentes.

Ingerir mucho azúcar influye en el funcionamiento de tus neurotransmisores.

Los neurotransmisores son moléculas que transmiten información de una neurona a otra.

 

Diversas investigaciones han demostrado que cuando las ratas consumen mucho azúcar, éste provoca los mismos mecanismos en el cerebro que cuando estamos ante un caso adicción a las drogas.

 

Cuando consumimos un alimento que nos sabe dulce, nuestro cerebro libera dopamina, que es liberada en una estructura cerebral que llamamos “circuito de recompensa” y que es el responsable de la sensación de placer que experimentamos cuando, por ejemplo ingerimos algo que nos gusta mucho, como un postre. Esta sensación placentera se graba en el cerebro, haciendo más probable que realicemos la conducta que nos ha generado placer. Por tanto cada vez que tomamos un alimento dulce, con azúcar o incluso con edulcorantes artificiales (aunque con el tiempo el cerebro se da cuenta de este “engaño”, se va a activar este “circuito de recompensa” creando una huella muy fuerte en el cerebro, creando un hábito al consumo de alimentos muy dulces, incluso una verdadera adicción.

 

Todos estos datos apuntan a que la dieta, efectivamente, influye en nuestro estado psicológico y subraya aún más la importancia de llevar una dieta saludable, esto es baja en azúcares y sal, alimentos procesados, carnes rojas y alta en verduras, frutas, cereales integrales, legumbres. No sólo nos sentiremos mejor físicamente sino también anímicamente.

 

¿Y Ahora, que ya sabes un poquitín más, sigues sin estar inspirado para empezar tú dieta? ¿Quieres mejorar tu alimentación? ¿O sencillamente, quieres comer sano, muy sano y bien?

Ven a Nutrisalia y a BioNutrisaliao puedes también consultarnos y dirigirte a nosotros a través de nuestro e.mail, nutrisalia@gmail.com ,si te surgen dudas o consultas respeto a nuestras publicaciones o quieres consultar directamente a nuestra técnica en nutrición y dietética,  Yolanda Martinez, encantadísima, os resolverá vuestras dudas, y consultas.

 

Anuncios