Para adelgazar y sentirte mucho mejor, es indispensable cambiar los hábitos alimenticios.Lo sabías? Nutrisalia te lo cuenta.

 

Si tú quieres cambiar tus hábitos de alimentación para comer más saludable, controlar tu peso y sentirte mejor, presta atención porque este artículo es para ti, y Nutrisalia, lo sabe.

Sin saberlo nuestra mejor intención por mejorar toda nuestra alimentación se convierte en nuestro mayor obstáculo, pues intentar cambiar todas tus decisiones de comida de un día para otro genera estrés y frustración lo que te hace renunciar al poco tiempo. Piensa en esto: tu alimentación diaria es un conjunto de hábitos, y la única forma de tener resultados a largo plazo es empezando a cambiar esos hábitos, uno por uno y poco a poco.Nunca de golpe.

En este artículo, Nutrisalia te propondrá una fácil estrategia con la que podrás empezar a cambiar tus hábitos de alimentación invirtiendo tan sólo unos minutos y con muy poco esfuerzo.  En definitiva, re educándote sin dejar de comer todo aquello que te gusta.

Y por eso afirmamos que hoy en día, la mayoría de los seres humanos;

“Viivimos en la falsa ilusión de que actuamos conforme a nuestros pensamientos, pero en realidad la mayoría de nuestras decisiones son inconscientes”  -Leonard Mlodinow (muy cierto)

Y es que yo, estaba hojeando una revista de moda mientras esperaba la cita con el ginecólogo, y en la sección de recetas apareció un anuncio que decía nada más y nada menos que esto:

“¿Quieres bajar esos kilos extras? ¿Te gustaría tener un abdomen plano? Yo tengo la solución perfecta para ti. Con este nuevo té reductor quemarás la grasa en esas zonas difíciles y tendrás el abdomen plano en tan solo una semana. ¿Quieres tener el cuerpo que siempre soñaste? Llama ahora al teléfono que aparece aquí y compra tu té quema grasa. Como promoción especial de temporada te regalamos con tu compra una pomada reafirmante y quita celulitis exprés”.

Es un caso de la vida real, un fragmento tomado de un producto en venta que “promete” quemar la grasa, y eliminarla de manera infalible y sin esfuerzo.

El problema es que debido a los múltiples mitos de alimentación, mucha gente sí cree que un té, una pomada, unas tabletas “naturales” o un zumo pueden lograr los resultados saltando el proceso que significa cambiar los hábitos de alimentación, y sobretodo reeducándonos para comer, y comer bien además de saludable. Que eso en sí, ya es más que un logro.

La única verdad es que estos productos son una pérdida de tiempo, sólo verás una diferencia muy notoria en tu cartera y además ponen en riesgo tu salud, aunque no lo creas.

Lo mismo pasa con las dietas de moda que no toman en cuenta el cambio de hábitos alimenticios, ni muchos parámetros corporales básicos a tener en cuenta antes de empezar a practicarlas. Tal vez sí consigas ver los resultados que buscas, pero estos durarán el mismo tiempo que tardes en regresar a tu alimentación de antes, porque el cambio no es permanente, efectivo ni está bien hecho. Cada persona es un mundo, y estas dietas son genéricas, no son hechas para cada uno.

 

Una investigación analizó 40 estudios alimenticios  y encontraron que una dieta no funciona en el largo plazo. Dentro de 5 años, alrededor de 70% de las personas que hacen dieta aumentan de peso (incluso más del peso inicial), sino reciben una reeducación alimenticia y de vida en muchos otros aspectos. Y sí, he dicho de vida!

Piensa en esto: se calcula que diariamente se toman un promedio de 226 decisiones sobre comida. Y unas 280 sobre la manera en que vivimos. En las que se incluye que comer, cuándo, dónde y con quién. Ahora piensa;

“ Es imposible lograr mejorar todas esas decisiones al mismo tiempo, porque muchas de estas decisiones de comida son automáticas e inconscientes ya que se tratan de hábitos que fueron formados con el tiempo. De hecho, algunos científicos piensan que solo somos conscientes en un 5% de todas nuestras decisiones y pensamientos”.

Por lo tanto, es ilógico pensar en cambiar todas estas decisiones de la noche a la mañana,  sobre todo porque los hábitos de alimentación poco saludables no se formaron de la noche a la mañana ¿cierto?…

Esto explica porque se vuelve difícil re-tomar el control y mejorar nuestras decisiones de comida, y porque todos tus intentos por comer más saludable o bajar de peso serán totalmente inútiles sino empiezas cambiando aquellos hábitos que no te están dejando nada bueno.

Por ejemplo, algunos de los hábitos de alimentación poco saludables más comunes en nuestro país hoy son estos de aquí:

Picoteo entre comidas de alimentos “altos en calorías y vacíos en nutrientes” 

Preferir bebidas azucaradas en vez de agua

Comprar alimentos industriales (en vez de cocinar en casa)

Comer sin prestar atención y hasta estar más que satisfecho

Atracones de comida

¿Te suena familiar alguno de ellos? Seguro que sí. Y Nutrisalia, lo sabe muy bien.

 

 

Y es que estoy segura de que quieres empezar a cambiar tus hábitos de alimentación cuanto antes. Y  yo , desde Nutrisalia, te propongo  una estrategia muy fácil para ti, pero antes, es importante entender cómo se desencadenan estos hábitos. Ahora te lo cuento.

¿Pero cómo empezar a cambiar mis hábitos de alimentación?

 

Todos tus (saludables o no saludables hábitos) se repiten con relativa independencia de las intenciones. Es decir que tu intención por comer más verduras puede no ser suficiente para alejarte completamente de las patatas fritas.

Y esto sucede porque los hábitos se desencadenan por algún recordatorio, que puede ser una hora específica del día, un estímulo visual, una persona o simplemente el ambiente que nos rodea. Este último es capaz de generar una respuesta automática e inconsciente de manera instintiva, y acostumbra a ser la más destructiva y perjudicial para nuestro cuerpo.

Según una investigación, el 57% de nuestras actividades diarias sigue un patrón y por lo general una ubicación determinada. Son la mayoría repetitivas. Y son más de la mitad.

Lo que quiere decir que todos nuestros hábitos (incluyendo los de alimentación) se desencadenan bajo el mismo ambiente o contexto como: circunstancias determinadas, lugares específicos, con ciertas personas y/o bajo ciertos estados de ánimo.

 

“Lo anterior ocurre porque el cerebro es capaz de asociar una actividad (o un hábito) con un lugar y un momento específico”.

Un breve pero interesante ejemplo;

Piensa en tus últimas vacaciones o la última vez que te quedaste a dormir en casa de tus padres: tu forma de comer, de dormir o la hora en la que te duchaste fueron actividades que cambiaron en comparación con lo que haces normalmente en casa. Incluso puede que “ese lugar” desencadene hábitos particulares que no tienes en ningún otro lado.

Pero retomando el tema de la comida: ¿te has dado cuenta que en ciertos lugares tiendes a comer similar o prácticamente lo mismo? Des de Nutrisalia ahora te refrescamos la memoria.

Por ejemplo: es normal sentarse en la misma silla del comedor, o comer en Mc donalds cuando van de compras a un centro comercial; algunas personas compran un helado solo cuando van al parque. Tal vez por la noche es costumbre pasar a comprar pan dulce para cenar o ir a un bar y comer papas chips o cacahuetes sin pensarlo mucho, acompañado de una bebida gaseosa o cerveza. Correcto?

A mí me pasa en el cine, no puedo evitar comprar palomitas. Lo curioso es que solo se me antojan las palomitas en el cine, jamás hago palomitas de microondas o de sartén en mi casa, tampoco compro palomitas en la calle, solo me gustan las palomitas en el cine.

Otro buen ejemplo es el supermercado. Y es que se ha comprobado que todos nosotros compramos casi la misma comida cada semana y comemos de forma similar. Repetimos de manera automática todas nuestras acciones.

 

 

Por eso, des de Nutrisalia te invitamos a que practiques lo siguiente.

Un cambio en el ambiente es clave para cambiar hábitos de alimentación.Lo sabías?

 

Un estudio de muchos de los que actualmente leo a diario, demostró que las personas que habían cambiado de casa, también cambiaron sus decisiones acerca de cómo viajaban. Es decir, en lugar de tomar el coche, era más probable que decidieran tomar el autobús. En comparación con las personas que no se mudaron a una nueva casa.

En otro estudio, se comparó el uso de las escaleras y el uso del ascensor. En algunas escaleras se había instalado un letrero que decía “El uso de las escaleras quema 5 veces más calorías”. Este cambio de ambiente con un simple pedazo de papel aumentó el uso de las escaleras en un 50%. Este truco logró hacer conscientes a las personas de sus hábitos y modificarlos conscientemente. Menuda tontería verdad?

Y este cambio de ambiente también es sumamente efectivo cuando se trata de mejorar tus hábitos de alimentación.

“Se ha visto que cuando logras un cambio de ambiente, tus hábitos de alimentación también cambian, porque inconscientemente todo tu alrededor está influyendo en tus decisiones sobre la comida”. 

“ Y cuando logras romper esos estímulos cambiar tus hábitos de alimentación se vuelve más fácil porque te vuelves consciente de tus decisiones, lo que evita que actúes de forma inconsciente”.

En resumen: el ambiente desencadena nuestros hábitos, por lo tanto, un mínimo cambio en el ambiente logrará romper algunos recordatorios que están desencadenando nuestros malos hábitos de alimentación.

Recuerda que des de Nutrisalia, te invitamos a que practiques cualquier cambio de hábitos, teniendo en cuenta que es un proceso constante, que sin duda merece la pena recorrer, y a veces lento.

Experimenta con 1 solo pequeño cambio que mejor se adapte a tu rutina y mejora tus hábitos de alimentación a partir de hoy.

El objetivo clave es que estos pequeños cambios, sean renovados constantemente. Porque en algún punto nos acostumbramos y pierden su función de hacernos conscientes de la decisión, y dejan de ser cambios para convertirse en “hábitos muy saludables “. Por eso, recuerda renovar estos cambios en el ambiente de forma constante para que sigan teniendo efecto en hacerte consciente de tus decisiones.

Cambiar tus hábitos de alimentación y reeducarte en la manera de hacerlo acorde a tus parámetros corporales bajo la supervisión de un especialista como Nutrisalia, se convertirá en un nuevo estilo de vida (y no solo una dieta) que puedes seguir para siempre, porque no se trata de olvidar toda la comida que te gusta, se trata de crear una forma sostenible de mejorar tus decisiones para comer más sano.

Así que ya lo sabes, ven a Nutrisalia y empieza a cambiar tus hábitos de alimentación cambiando tu ambiente y mejora tu vida a partir de ahora. Te estamos esperando!

Feliz e increíble semana a todos!!!

 

Anuncios